INFORMACIÓN RELEVANTE

Duración espectáculo: 90 minutos

Accesible en silla de ruedas

Los participantes deberán estar en el punto de información cómo mínimo 30’ minutos antes de de la visita y 1 hora antes del concierto

Evento Fecha y hora Aforo Disponibles Inscribirse
PEDROSO DE ACIM 28/09/2019
Chloé Bird > Visita + concierto 28/09/2019 - 18:15 50 0
Chloé Bird > Solo concierto 28/09/2019 - 20:30 150 19

Horarios

17:00

Apertura punto de información y acreditación (visita y concierto)

17:45

Cierre de la acreditación visita guiada

18:15

Inicio de la visita guiada

19:30

Cierre de la acreditación del concierto

20:30

Inicio del concierto

Artista / Enclave

Chloé Bird

Compositora, cantante y actriz. Licenciada en la especialidad de interpretación en la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura y titulada en el Grado Profesional de piano por el Conservatorio Profesional de Música Hermanos Berzosa de Cáceres.

Ha participado en festivales como Europa Sur (2012, 2014), WOMAD (Cáceres, Charlton Park – UK), Contempopránea (Badajoz, 2015) o BIME City Live Bilbao. Ha sido telonera de artistas como Anni B Sweet o Jeanette y ha tocado por salas de toda la geografía nacional.

Compone bandas sonoras para cortometrajes y obras de teatro. A finales de 2013 es galardonada como “mejor artista extremeña” en los Premios Pop-Eye después de editar su primer EP October Moon. En noviembre de 2015 publica su primer LP, The darkest corners of my soul. En marzo de 2017 publica un disco para público familiar, Un mundo de niños raros, en el que musicaliza poemas de Raúl Vacas.

En septiembre de 2018 ha lanzado su nuevo trabajo, The light in between. Surge como la lógica evolución de su anterior álbum, The darkest corners of my soul. Si bien este último nacía a raíz de una búsqueda introspectiva y personal, el nuevo disco lo hace desde una mirada hacia fuera, hacia un mundo feroz e inhóspito, pero también cargado de belleza.

Explanada Covento El Palancar

Pedroso de Acím

El pequeño Convento del Palancar se encuentra a caballo entre la sierra de Cañaveral y las fértiles tierras del Jerte y del Alagón, entre montaña y valle. Se publicita como el convento más pequeño del mundo, y algo de razón sí que hay dadas sus minúsculas dimensiones.

Fue un hombretón de una estatura de 1,90 m, el fundador de esta miniatura, pues San Pedro de Alcántara, "padre" del cenobio, quiso construir un lugar donde resplandeciera "toda pobreza, aspereza y vileza" y que la "casa sea tosca y la madera no labrada a cepillo". Es decir, que las dimensiones de todo el cenobio están calculadas a conciencia, para no sobrepasar la superficie que el santo creía más que suficiente para realizar sus oraciones.

La actual portada exterior lo sobredimesiona y nos engaña en cuanto a lo que vamos a ver una vez traspasamos sus muros. A partir de 1702 se construyó una sobria iglesia barroca y posteriormente un nuevo claustro.

El convento estaba provisto de todas las estancias propias de un lugar santo, pero a un tamaño reducido. El visitante es consciente de las reducidas dimensiones del eremitorio según traspasa el umbral de la puerta.

Los religiosos ayunaban de forma diaria y sólo en fiestas muy importantes suprimían dicho ayuno. En el refectorio lugar donde ingerían su frugal comida, colocaban las escudillas en asientos de piedra y comían de rodillas.

La cocina es una cocina típica extremeña de antaño con los enseres justos y necesarios.